Cocina y negocios

Un blog de Mónica Albirzú

23 de agosto de 2012

Café espresso, cápsulas y el gusto argentino

En materia de café los argentinos pasamos del cortado en jarrito, la lágrima o el “uruguayo”, como máxima sofisticación, a una jerga que bien amerita un master. Dependiendo del lugar al que uno vaya a disfrutarlo deberá aprender la terminología marketinera que la tendencia impone: Skinny Caramel Macchiatto, Frappuccino, Macchiatto, Cappuccino, Ristretto, lungo y tantas acepciones como la lengua del Dante permita.

Nadando en este mar de abundancia y variedad de granos de café surgen las propuestas de máquinas de uso doméstico de espresso, que destierran a las viejas cafeteras de café de filtro que nos acompañaron durante años. Esta tendencia mundial, con un público ávido de un consumo más sofisticado y gourmet, demanda de las empresas vinculadas al sector la rapidez suficiente para ofrecer al consumidor lo que está buscando. Seguir leyendo…