Cocina y negocios

Un blog de Mónica Albirzú

17 de mayo de 2012

La picadita: esa vieja y querida costumbre

Clara herencia de antepasados españoles e italianos, creció a expensas del fuego de nuestros queridos asados. Hubo épocas en que era impensable saltearse la picada con salames, diferentes quesos, aceitunas y maní, antes de sentarnos a la mesa los domingos. La sublime contemplación del fuego, el avance de las horas y la copa de vino hicieron de esta costumbre algo tan argentino como el tango.

Extraña particularidad la de nuestras picadas que no tienen el merecido reconocimiento de la culinaria local y la prosa gastronómica las esquiva exitosamente. Eclipsada por sus hermanos mayores: las tapas españolas y el antipasti italiano, la picada no logró aún sus merecidos laureles. Seguir leyendo…